martes, julio 19, 2005

Apostar a ser mujeres de éxito

Siempre que vuelvo de la universidad, bajo en el metro estación Escuela Militar y camino por los pasillos subterráneos para ir tomar el ex Metrobús. Uno de estos días, al salir, vi grandes anuncios, en donde aparecían mujeres que no eran "convencionalmente bellas" que pertenecen a una campaña publicitaria. Comencé a mirarlas una a una y me dije... ¡y la gordita, dónde está! Pues claro, estaba a mis espaldas...
Creo que un denominador común en las mujeres es que tenemos complejos. Yo cuando chica fui gordita, y después lograr bajar gracias a un terrible tratamiento para adelgazar a mis 18 años, subí 20 kilos cuando tuve una depresión a mis 24, de los cuales sólo he perdido 5. Pero ya convivo con ese complejo y con otros más que no detallaré para no ser tan extensa.
Ayer me sorprendí cuando Vesna Karmelic y luego el senador Fernando Flores, me mencionaron en sus respectivos blogs: uno de los denominadores comunes era el destacar que yo era mujer. Como lo dije hace un par de post atrás, no me había dado cuenta del factor "mujer" de mi viaje a Corea representando a Chile como Citizen Reporter en Oh my News.
Yo no tengo interiorizado que quizás me será algo más difícil por ser mujer, por lo menos no en el periodismo. Tengo una amiga que es Ingeniera Geomensora y le encanta la minería pero... es mujer y no trabaja en esa área porque no la contratan en "trabajos para hombres". Créanme que ella es tremendamente profesional y entendida en lo que hace (no cualquiera saca un 7 en su tesis). Pero en el periodismo a mí, gracias a Dios, no me ha pasado eso.
Creo que las mujeres a veces nos subestimamos por el hecho de no ser como "las que salen en la tele". Créanme que soy conciente de que no tengo las características para modelar para Giordano, pero aprendí a ser conciente de mis capacidades, de las cosas que puedo hacer bien, y las hago... todos tenemos algo que hacemos muy bien, tenemos un área de excelencia donde nos destacamos y eso, curiosamente, es lo que nos gusta hacer en la vida (para algunos es difícil de detectar esta área).
Así es que fuera los complejos y a lanzarse, hay que atreverse a hacer las cosas y no mirar atrás... si yo hubiese pensado que las personas con 15 kilos de sobrepeso están predestinadas al fracaso, créanme que la historia sería muy distinta. Si mi tía Fátima Campos hubiese pensado que con 4 hijos ya era tarde para estudiar pedagogía, hoy no se sentiría realizada. Si mi mamá pensara que no es hora de estudiar psicología, estaría lamentándose de la vida sentada en un sillón. Si mi abuelita hubiese pensado que los pobres no tienen oportunidades, no hubiese puesto un almacén al lado de su casa para dar una buena educación a sus hijos (algún día les contaré su historia, para poner ese almacén hizo malabares). Si mi tía Margarita pensara que hay muchas personas mejores que ella, pues entonces no ganaría todos los años todos los premios del banco donde trabaja. Ellas son mujeres exitosas, felices, realizadas... y tengo el orgullo de que sean de mi familia.
Es la hora, mujeres de Chile, de apostar a ser mujeres de éxito.

10 comentarios:

Nadia dijo...

Bueno, ahora recién leo este post. Tal vez la profesión influya en lo que dices, o el puesto (es un hecho que las mujeres disminuyen en cargos directivos, sea en el sector público o privado), y qué bueno que hagas una reflexión al respecto en este espacio, pues somos un agente de cambio en muchos sentidos...
Espero no sonar a discurso feminista-combativo, pues la idea es trabajar en conjunto y no enfrentados, ¿cierto?.
Cariños,

Ma®ía Pastora dijo...

Nadia:
Yo no soy "feminista", pero siento que a veces las mujeres nos apagamos por tonterías... y es hora de que eso cambie porque no me es grato ver a mujeres que no se han realizado, ¡como me da gusto ver a mujeres realizadas siendo madres y dueñas de casa! :)

Un gran abrazo y nos estamos leyendo :)

cristianf dijo...

no se si soy yo, o es la "nueva generacion". pero nunca veo a las mujeres como inferiores, al contrario, por tener "lo emocional" tan desarrollado se convierten en tremendas profesionales capaces de cumplir en cualquier cargo. ud "la llevan". las amo! jeje

salu2

Roberto dijo...

por dios, niña, que tienes hartas tías!
Yo tengo dos, creo.

-PD: Te gustó el Wiki del Global Voices de Harvard?-
:-)

Ma®ía Pastora dijo...

Cristian:
Muchas gracias por tus palabras :) En serio que me alientan :)

Ro:
Esteee... 4 tías mujeres, 6 tíos hombres por parte de mamá... por parte de mi papá 2 tíos más jijij
¡Cómo no me iba a gustar el Wiki! ;)

Vesna Karmelic Pavlov dijo...

Maria Pastora:
Al mencionar en mi post especialmente tu condición de ser mujer, mi intención no fue aludir a discriminación o machismo (aún cuando concuerdo con tu juicio de que en algunos contextos se vive al relación entre géneros de esa manera).
Mi foco es mostrar cómo las relaciones exitosas, jerárquicas, igualitarias, abusivas, solidarias, de reconocimiento,
protagonismo,liderazgo o invisibilidad,las podemos construir desde nosotros.. y escuchando al mundo para agregar valor.
Creo que a las mujeres les cuesta mirar la via así..y por eso es que me encantó verte en esas!!!
Un abrazo
Vesna

Ma®ía Pastora dijo...

Vesna:
Sé qie no fue así ;) y sé cuál es la mirada que quisiste dar :)
Gracias por tus palabras y ¡nos estamos leyendo!
Ha sido un gusto conocerte.

Alex Visic dijo...

He pensado mucho en tu historia y me ayuda a poner un mejor estado de animo y nuevas metas.

Gracias y un abrazo

Herman Schwember dijo...

Ya sabía lo de tu viaje a Corea y que eres periodista pero no tenía idea que eres evangélica. Me enteré por un comentario a mi poema. ¡qué bueno que esa dinámica y espiritu de innovación tuyos se esté dando también en el mundo evangélico, que es percibido habitualmente como muy conservador. Para mí, que soy agnóstico, la Biblia es muy importante en muchos sentidos pero principalmente como fuente de sabiduría y gran poesía.

cordialmente

Herman

sexshop dijo...

gracias